La Hermandad de Bomberos

LA HERMANDAD DE PRIMEROS RESPONDIENTES ANTE UNA EMERGENCIA

SI USTED ES MIEMBRO ACTIVO DE LA HERMANDAD DE BOMBEROS TIENE DERECHO A: DIFUNDIR EVENTOS SOLICITÁNDOLO A NUESTRA ADMINISTRACIÓN HERMANDADEBOMBEROS@HOTMAIL.COM A CAMBIO DE BECAS SIN COSTO DE INSCRIPCIÓN, LO EVALUAREMOS DEACUERDO AL NIVEL TÉCNICO DEL CURSO Y DEL INSTRUCTOR – PUEDE ENVIAR AL MISMO EMAIL ARTÍCULOS SOLICITANDO SU PUBLICACIÓN – PUEDE COMPARTIR CON EL RESTO DE LOS MIEMBROS SU MATERIAL O EL MATERIAL AQUÍ SUBIDO HACIENDO CLICK EN “COMPARTIR” – PUEDE ENLAZAR SUS CUENTAS DE TWITER Y FACEBOOK Y COMPARTIR NUESTRO Y SU MATERIAL – PUEDE CREAR GRUPOS Y UNIRSE GRATUITAMENTE A ELLOS PARTICIPANDO DE TODOS LOS FOROS - PUEDE INICIAR DISCUSIONES EN LOS FOROS – PUEDE PONERSE EN CONTACTO DIRECTO CON EL CREADOR DE LA RED A TITOPOMPEI2008@HOTMAIL.COM – PUEDE MODERAR EL CONTENIDO DE SU PERFIL – SI NO DESEA RECIBIR MENSAJES GENERALES PUEDE CREAR UN EMAIL ALTERNATIVO PARA ESTA FUNCIÓN EN SU PERFIL O DESCARTARLO – PUEDE RECIBIR BECAS SIN COSTO DE INSCRIPCIÓN - PUEDE SUBIR FOTOS Y VÍDEOS, HACER PUBLICACIONES DE BLOG Y PUBLICAR EVENTOS COMPARTIÉNDOLO CON SUS AMIGOS - Y SOBRE TODO PUEDE SENTIRSE PARTE DE ESTA GRAN FAMILIA DE PRIMEROS RESPONDIENTES -

INVESTIGADOR MIGUEL A. COLON (PUERTO RICO)

"LA CIENCIA DEL FUEGO"


Como profesor por contrato con la NFPA para los cursos internacionales de la Guía 921 desde hace más de 11 años, he intentado a través de IFST/NFPA se corrijan algunas discrepancias y estoy en espera de que eso suceda. Ya que una vez los Tribunales de Justicia se han expresado al respecto, se hace compulsoria esta diferencia que pareciera ser de estilo, pero científicamente no lo son ya que cuando no se establecen, caen en el “corpus negativo’’. 


La Ciencia del fuego no es otra cosa que el método científico por el cual se realizan las investigaciones de los fuegos y las explosiones, y esa ha sido la razón de ser de la Guía 921.


CABE SEÑALAR: Que no se puede confundir fuego con incendio, porque el incendio no es una ciencia. El Incendio es una evolución del fuego y nada tiene que ver con esta Ciencia.


Aclarado esto: Debemos establecer como regla, que no podemos estar utilizando el concepto incendio si no se ha provisto información científica que evidencie que el fuego pasó a etapa de incendio a través de la propia dinámica del fuego y ello ocurre con frecuencia cuando el fuego en su origen o en su génesis carece de un entorno protegido, o sea, en ausencia de la protección Contra Incendios, en una o todas sus manifestaciones. El amigo experto, Ingeniero Jaime Moncada prefirió llamar al incendio: un fuego descontrolado. (No se habla de la protección contra fuego sino de Protección contra incendios) porque lo que se persigue es proteger contra el incendio; que el fuego no pase a etapa de incendio.


La razón para establecer esta diferencia, es no caer en contradicciones al momento de establecer la dinámica del fuego y de las explosiones, que puedan confundir al juzgador de los hechos al momento de acudir a los Tribunales de Justicia. Es importante saber que quien no establezca dicha diferencia puede caer en los llamados sesgos cognitivos y en “corpus negativo” que ya conforman un pliego de decisiones del TS/USA. Ya hemos establecido esa diferencia en las Cortes de Puerto Rico, Colombia y Panamá y desde luego en los EEUU.


EVITAR PRESUNCIONES: Hasta que no se hayan recopilado los datos, no se puede formular o contrastar una hipótesis razonadamente. Toda investigación de un incidente de incendio o explosión debe enfocarse sin una presunción sobre su origen, secuencia de ignición, causa, propagación o responsabilidades, hasta que el empleo de un método científico conduzca a hipótesis probables. (NFPA 921)


VEAMOS AHORA MI OPINION AL RESPECTO, BASADA DESDE LUEGO EN ESA EXPERIENCIA EN LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA


Cabe señalar que cuando la Corte Suprema de los EEUU emite una opinión, o establece jurisprudencia al respecto, aquellos afectados por casos similares en otros países, acuden a dicha jurisprudencia aunque no se trate del mismo Sistema Judicial, sino como referencia, que desde luego no siempre corren la misma suerte por tratarse de sistemas judiciales en los que no aplica dicha jurisprudencia. Este ha sido el caso de varios países fuera de los EUA donde he actuado como perito.


EL TRATADO SESGO COGNITIVO Y SUS CONSECUENCIAS EN EL CAMPO DE LA INVESTIGACIÓN

(Resumen)
Por Miguel A. Colón Nieves – 


Cuando al investigador se le adjudican aspectos sesgo cognitivos, significa que el investigador actuando dentro de sus costumbres y actitudes ha ignorado por error o desconocimiento aquellos adelantos tecnológicos y científicos, o de carácter cognitivos; y se resiste a dar paso a dichos cambios a través del Método Científico, que es tan necesario dentro del campo de la investigación de los fuegos y Explosiones. Entonces, no es menos cierto que la propia innovación tecnológica saca a la superficie nuevos términos que se adjudican a la misma, como ocurre con los sesgos aplicados. 


Cuando investigamos, debemos estar conscientes que se debe recoger lo mejor de la vieja escuela, y darle como dice el americano, un update a lo aprendido, y en adelante trabajar con los pronunciamientos y conocimientos adquiridos en las técnicas modernas; con énfasis en la metodología científica, y sin menoscabo a nuestra experiencia. De estos factores tratan los aspectos legales y científicos de la investigación. Esa resistencia al cambio se hizo patente contra la NFPA 921 de 1992, cuando ésta daba comienzo al método científico en la investigación de incendios y explosiones, cayendo aquellos investigadores así cuestionados ante la Corte Suprema de los Estados Unidos en los sesgo cognitivos y corpus negativos. Un refrán nuestro dice: Para muestra con un botón basta.


LOS CASOS SESGO COGNITIVOS EN LA INVESTIGACIÓN DE INCENDIOS


El tema sobre sesgo cognitivo es algo muy bien estudiado, y aunque responde al campo de la psicología está carente de una interpretación en ocasiones lógica. Aprovechando esta coyuntura, y utilizando este concepto desde el punto de vista legal, abogados de la práctica privada en los EEUU están impugnando ante la Suprema Corte de los EEUU el enjuiciamiento de personas supuestamente inocentes de delitos de incendio intencional, por cuyos delitos los Tribunales le han dado largas condenas, y para ello han estado reevaluando la confiabilidad de los testimonios de los peritos y el papel que pueden haber jugado varios sesgos cognitivos en la formulación de las estrategias de investigación y conclusiones expertas. 


Todo ello debido a los errores que le adjudican a los investigadores de la vieja escuela, y peor aún, cuestionan la metodología científica que a partir del 1992 ha estado consistentemente promoviendo la Guía de Investigación de Incendios y Explosiones de la National Fire Protection Association., NFPA por sus siglas en inglés. Según estos casos de sesgos a los que hacen referencia los abogados apelantes, trascienden la confiabilidad de los procesos investigativos, cuestionados por sesgos cognitivos, estos son sesgos *subjetivos que a su vez socaban la confiabilidad de la evidencia, alegan. 


Con lo que no estoy muy de acuerdo, y concurro con Randy Watson, (Journal Latinoamericano) investigador de incendios y presidente del comité técnico, NFPA 921/2014, Guía para la investigación de incendios y explosiones; que algunos investigadores de la vieja escuela con posterioridad al 1992 (no es una cita) se negaban a cambiar sus métodos de investigación por una nueva metodología científica; por no entrar en un proceso de cambios que lastimosamente los inducían a errores en su desempeño profesional. En el 1992 surge la primera edición de la 921 donde se comenzaba a conformar una guía adaptada a la investigación científica de los incendios y explosiones. Cambios que se negaban a hacer los investigadores de aquel entonces, alegando que el cúmulo de experiencia que tenían como investigadores les permitía descartar otras posibles causas de fuego; y ahí entra en juego la aplicación de otro término llamado corpus negativo, con el que se pretende echar sombras sobre la base científica que promueve la Norma 921, como si aprender fuera responsabilidad de la Norma y no del investigador.


Esas experiencias que decían tener, no fundamentadas en hechos científicos, los llevó a cometer el llamado corpus negativo, que aprovechando dicha coyuntura, han llevado estos abogados a la Suprema Corte; en busca de un remedio que ponga en la libre comunidad a sus representados o en su defecto sus clientes reciban una compensación por el tiempo cumplido. Hay que resaltar la Jurisprudencia de la Suprema Corte (USA) que establece que la experiencia es parte esencial de la formación del perito, y sabemos que es fundamental en la recopilación y presentación de la evidencia, porque puede establecer lejos de duda razonable origen y causa, y por ende el descartar toda otra (aparente) causa. (Veamos la siguiente nota: Jurisprudencia de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América, del año 2010. El Perito: Es una persona que, a través de la educación o experiencia, ha desarrollado un conocimiento o destreza sobre una materia de manera que puede formar una opinión que sirva de ayuda al juzgador. El perito es “la persona entendida, el individuo competente, idóneo, por tener unas determinadas aptitudes y conocimientos, por poseer una adecuada capacidad”. 
De hecho, para poder descartar por su experiencia cualquier otra aparente causa, el perito tiene que utilizar el mismo Método Científico que utiliza para escoger e identificar la verdadera causa. 


Cabe señalar que la Guía de Investigación de Incendios y Explosiones, es hoy por hoy, el documento más idóneo, y más utilizado en toda una gama de situaciones que se producen dentro del campo de la investigación y que ha trascendido fronteras, más allá del entorno americano. Qué en sus etapas de traducción al español se han podido observar algunos errores de traducción y ortográficos, ello no invalida de manera alguna su contenido altamente técnico y científico. No obstante debemos entender que los libros de texto no te obligan a aprender, esa es una opción exclusiva del lector. 


He aplicado la 921 desde su aparición en los EEUU en 1992, fecha en la que comencé como Fire Marshal en PR. Mi desarrollo intelectual ha ido a la par con el desarrollo técnico y científico de esta Guía; y es con mucho orgullo, que en todos mis informes doy a conocer que mis conclusiones han estado basadas en la metodología científica que emana de dicha Guía y de mi experiencia y trayectoria en este campo. Como yo, lo exponen cientos de buenos investigadores en todo el mundo. Mi consejo profesional es que no hagan referencia a artículo alguno de la Norma, sino que estipulen en sus informes que: Han actuado conforme a la Metodología Científica en general que establece la Guía de Investigación de Incendios y Explosiones, conocida como la NFPA 921. De esa forma no están obligados a producir dichos artículos en sus informes ni presentar informes ni presentar dicha Guía, ya que no han hecho referencia a ningún artículo en particular de la misma.

Miguel Ángel Colón es Diplomado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Columbia y Diplomado en Justicia Criminal por la Inter American University de Puerto Rico.

Él cuenta con una larga trayectoria profesional y docente. Además de investigador para Investigación de Siniestros –IS- en Puerto Rico y zonas respectivas de influencia, Jefe del Departamento de Prevención de Incendios Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, Director de la Oficina del Fire Marshal, Profesor de Investigación de Incendios para el Instituto de Capacitación del Depto. de Justicia de Puerto Rico, y Consultor y Perito en casos civiles y criminales, además de investigador y perito del Ministerio Público del país.

Conferenciante y Profesor en Investigación de Incendios representando al NFPA/IFST en Puerto Rico, España y Latinoamérica, el Sr. Colón es colaborador de la NFPA en Massachusetts para la creación del Código de Seguridad Humana y Protección de Incendios de Puerto Rico, conferencista para el Colegio de Justicia Criminal de la Policía y Profesor de estudios continuados de la Ciencia e Investigación de Incendios en la Universidad Interamericana del país.

Autor de varios libros, ha recibido numerosos premios y reconocimientos de la Asociación de Ciencia Forense de Puerto Rico, del Presidente de la NFPA en Boston, Mass. y diversos organismos.

En la compañía su especialidad es la Investigación de Incendios y Explosiones.

Recientemente trabajo como consultor y Perito del BENEMÉRITO CUERPO DE BOMBEROS DE PANAMÁ por varios años. Capitán (oficial) de Bomberos de La Unión Valle Colombia y Profesor adjunto de la Escuela Internacional de capacitación de Bomberos de La Union (Valle Cauca).

Vistas: 165

COMPARTIR EXPERIENCIAS E INFORMACIÓN PROFESIONAL, BUSCANDO LA UNIDAD DE LOS PRIMEROS RESPONDIENTES...SENTIRSE PARTE DE ESTA GRAN FAMILIA...

MAS DE 30.500 MIEMBROS ACTIVOS...ÚNETE!!

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2019   Creada por CREADOR DE LA RED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio