La Hermandad de Bomberos

LA HERMANDAD DE PRIMEROS RESPONDIENTES ANTE UNA EMERGENCIA

SI USTED ES MIEMBRO ACTIVO DE LA HERMANDAD DE BOMBEROS TIENE DERECHO A: DIFUNDIR EVENTOS SOLICITÁNDOLO A NUESTRA ADMINISTRACIÓN HERMANDADEBOMBEROS@HOTMAIL.COM A CAMBIO DE BECAS SIN COSTO DE INSCRIPCIÓN, LO EVALUAREMOS DEACUERDO AL NIVEL TÉCNICO DEL CURSO Y DEL INSTRUCTOR – PUEDE ENVIAR AL MISMO EMAIL ARTÍCULOS SOLICITANDO SU PUBLICACIÓN – PUEDE COMPARTIR CON EL RESTO DE LOS MIEMBROS SU MATERIAL O EL MATERIAL AQUÍ SUBIDO HACIENDO CLICK EN “COMPARTIR” – PUEDE ENLAZAR SUS CUENTAS DE TWITER Y FACEBOOK Y COMPARTIR NUESTRO Y SU MATERIAL – PUEDE CREAR GRUPOS Y UNIRSE GRATUITAMENTE A ELLOS PARTICIPANDO DE TODOS LOS FOROS - PUEDE INICIAR DISCUSIONES EN LOS FOROS – PUEDE PONERSE EN CONTACTO DIRECTO CON EL CREADOR DE LA RED A TITOPOMPEI2008@HOTMAIL.COM – PUEDE MODERAR EL CONTENIDO DE SU PERFIL – SI NO DESEA RECIBIR MENSAJES GENERALES PUEDE CREAR UN EMAIL ALTERNATIVO PARA ESTA FUNCIÓN EN SU PERFIL O DESCARTARLO – PUEDE RECIBIR BECAS SIN COSTO DE INSCRIPCIÓN - PUEDE SUBIR FOTOS Y VÍDEOS, HACER PUBLICACIONES DE BLOG Y PUBLICAR EVENTOS COMPARTIÉNDOLO CON SUS AMIGOS - Y SOBRE TODO PUEDE SENTIRSE PARTE DE ESTA GRAN FAMILIA DE PRIMEROS RESPONDIENTES -

Batalla de la cresta de Pilckem. Los estibadores luchan en el barro hasta sus rodillas para llevar a un hombre herido a la seguridad cerca de Boesinghe, el 1 de agosto de 1917

De Passchendaele a Helmand: los legados médicos de la Primera Guerra Mundial

El Dr. Emily Mayhew es un historiador médico militar y autor de A Heavy Reckoning, Guerra, Medicina y Supervivencia en Afganistán y más. Aquí explica las innovaciones médicas que se pueden atribuir a las batallas de la Primera Guerra Mundial.

Cada vez que ve una ambulancia o un paramédico que se apresura a tratar a los heridos, ya sea para asistir a una sola persona en peligro o un gran número de heridos de un ataque violento contra civiles, usted está presenciando el legado médico más importante de la Primera Guerra Mundial. Antes de 1915, no existía en Gran Bretaña el concepto de "paramédico" - una persona entrenada para dar atención médica de emergencia a las personas gravemente enfermas o heridas con el objetivo de estabilizarlas antes de ser llevadas al hospital. En 1914, soldados británicos fueron al frente occidental sin una capacidad que el personal de servicio de hoy da por sentado: luchar junto a un paramédico entrenado.

Las primeras batallas en el frente occidental causaron miles de bajas terribles que murieron rápidamente por sus heridas. Como todos los demás, las autoridades médicas militares se dieron cuenta de que la guerra no iba a terminar en Navidad y que la clave para salvar más vidas en los combates venideros era dar tratamiento lo más cerca posible al lugar donde los herian. Aunque cada batallón tenía su Oficial Médico Reglamentario (Regimental Medical Officer) que era generalmente un GP o un cirujano en la vida civil, no había bastantes de ellos para hacer una diferencia donde realmente importaba, durante la batalla sí ahí mismo. Por lo tanto, se creó un Cuerpo de Portadores de Camillas (stretcher bearer corps) especializados. Todos conocemos las imágenes de estos equipos de hombres que salian de las trincheras y cráteres de bombas estando bajo fuego, cubiertos de barro con sus pesados ​​bastidores de madera y lonas.

Pero estas fotografías sólo cuentan una parte de su extraordinaria historia. Antes de 1915, un grado médico era necesario para aprender la técnica compleja del control de la hemorragia. Después de 1915, fue enseñado en un curso de seis semanas a los voluntarios para el Cuerpo de Portadores de Camillas, que entonces practicó lo que aprendieron en la tierra de No Mans por tres sangrientos años más. En el momento de Passchendaele, estos equipos portadores se habían convertido en un nuevo tipo de experto en el campo de batalla, entrenados para controlar el sangrado, traumas y fracturas causadas por los bombardeos de artillería, y administrar morfina a los que gritaban agonizantes. Sólo cuando habían estabilizado al paciente donde cayeron, no importa la tormenta de metralla alrededor de ellos, los portadores comenzaron a llevarlos de vuelta al puesto de auxilio o al hospital de campaña para la siguiente etapa de tratamiento. Las tasas de mortalidad de los heridos graves se redujeron a la mitad.

Un siglo más tarde, tomamos esa experiencia por sentado. Los paramédicos ahora llevan todo un sin fin de equipo especialmente diseñado en sus bolsos de moto o mochilas Bergan que pueden utilizar para salvar una vida en el suelo. En el ejército de Gran Bretaña, los paramédicos son conocidos como Técnicos Médicos de Combate. En Afganistán, trataron a sus compañeros donde cayeron, controlando el sangrado, el trauma y el dolor bajo el fuego o en agujeros de proyectiles creados por explosivos. De Passchendaele a Helmand a Manchester y más allá, este es un legado extraordinario de habilidad, experiencia y compromiso para salvar una vida en el lugar y mantenerlo salvo, no importa lo que el viaje.

FUENTE: https://medium.com/@DefenceHQ/from-passchendaele-to-helmand-the-med...

Vistas: 61

COMPARTIR EXPERIENCIAS E INFORMACIÓN PROFESIONAL, BUSCANDO LA UNIDAD DE LOS PRIMEROS RESPONDIENTES...SENTIRSE PARTE DE ESTA GRAN FAMILIA...

Publicaciones de blog

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

© 2019   Creada por CREADOR DE LA RED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio